Cuando yo llegue a la parroquia hace tres años y medio, mejoramos la seguridad y protección en la parroquia.  Añadimos pasamanos, mejorándolas rampas y nuevos ventanas, siempre mejorando nuestra seguridad y protección en todos los edificios de la parroquia.  Hay algunos casos que han pasado cuando una persona entró un área sensitiva que nadie sabe.  Esto es una amenaza a los empleados, miembros de la parroquia y visitantes.  Vamos a instituir nuevas normas de seguridad para proteger las áreas sensitivas, como sacristía y oficinas.  Toma tiempo pero vamos hacerlo pronto.  Vamos a informar todos los ministerios afectados cuando empezamos las nuevas normas.  No queremos un lugar como un estado policial pero necesitamos proteger todos y asegurar que cada visita es seguro y protegido.

Por ahora continuamos nuestro camino con el Señor.