La Semana pasada, fui a Quo Vadis donde 100 jóvenes de nuestra diócesis vinieron al seminario en Huntington para un camp de liderazgo católico.  Ano pasado 87 jóvenes fueron y ahora fue 100 jóvenes.  Los consejeros de campamento eran seminaristas, sacerdotes, religiosas, ministros del campus y estudiantes universitarias quien compartieron su fe con los jóvenes.  Fue un éxito.  Todavía tenemos mucho trabajo de hacer para ayudarlos en su fe y ayudar en discernimiento donde Dios los llama y para qué.  Como una comunidad de fe, apoyamos con diferentes eventos y actividades y también con oración.  Continuamos a orar por vocaciones al sacerdocio, vida religiosa, vida marido y vida soltera que nuestros jóvenes pueden distinguir la llama de Dios en su propia vida y como vivir este camino.

Por ahora continuamos nuestro camino con el Señor.