En el año 2000, San Papa Juan Pablo II ha dedicado la segunda domingo de Pascua a la divina misericordia en la ocasión de la canonización de Sr. Faustina.  Puede sonar un poco raro que veamos de nuevo nuestros pecados en un domingo de Pascua pero la realidad es que tenemos los dones de la misericordia del Señor.  Necesitamos tener confianza en la divina misericordia y esta viene de Jesucristo.  La devoción de la coronilla de la divina misericordia es oraciones por nosotros, y el mundo y últimamente la conversión de todos.  Este domingo a las 3pm tendremos exposicion del Santisimo Sacramento y oramos la coronilla da la divina misericordia.

Por ahora continuamos nuestro camino con el Señor.