Una de las principales prácticas en la Cuaresma es dar limosna, dar a los pobres y necesitados.  A medida que ayunamos, renunciamos a algo o prescindimos de algo.  A menudo, una comida o bebida, lo que nos hace pensar en nuestra necesidad de Dios.  En línea con el ayuno está la limosna, el dinero que de otro modo podríamos usar para comprar la comida o la bebida que acabamos de dar, se puede dar a los pobres o se puede usar para donar alimentos.  También podemos ver todas las bendiciones que hemos recibido y tratar de compartirlo con aquellos que son menos afortunados que nosotros.  Este año estamos participando en el Rice Bowl de CRS y usted puede recoger el cuenco de arroz de su familia en las puertas de la Iglesia. Esta es otra forma de reflexionar y participar en Almsgiving.

Por ahora continuamos nuestro camino con el Señor.