El sábado 11 de septiembre de este año se cumplen 20 años desde los ataques terroristas que cambiaron para siempre nuestro país y la vida de innumerables personas.  Ese día fue un día muy doloroso para muchos.  Sigue siendo para aquellos que han perdido a sus seres queridos y aquellos que están afectados por enfermedades asociadas con ese día y la operación de recuperación.  Seguimos rezando por la paz en el mundo, en nuestro país y en nuestros hogares.  Oramos por intercesión de nuestra Santísima Madre bajo el título de Nuestra Señora, Reina de la Paz para que los gobiernos y los pueblos trabajen por una paz duradera para que todos puedan vivir en paz unos con otros.

Por ahora continuamos nuestro camino con el Señor.